Introducción

Can Lis se construyó como vivienda privada para Lis y Jørn Utzon y su hijo Kim, que en aquel momento seguía viviendo con ellos. La casa se diseñó para ajustarse a determinados requisitos y rutinas; ni sus dimensiones ni su diseño permiten un gran número de visitantes. Por ejemplo, la capacidad de alojamiento de la vivienda se compone solo de las camas de sus tres habitantes originales.

En relación con la restauración de otoño de 2011, la Fundación Utzon buscó actualizar las comodidades de la vivienda, a la vez que tuvo en consideración el espíritu de la casa. Esto significa que la vivienda se puede habitar durante todo el año.

Sin embargo, en los meses más fríos, la estancia puede ser fría y húmeda. La vivienda se encuentra frente al mar, con una caída superior a los 20 metros. Por ello no recomendamos que los niños pequeños se queden en la casa.

Se espera que los visitantes respeten el carácter especial de la vivienda, y se han trazado algunas instrucciones respecto al cuidado en el trato a Can Lis y la conservación del lugar en la medida de lo posible. Se pueden proporcionar estas instrucciones a aquellos que estén pensando presentar una solicitud para una estancia residencial.