La renovacion

La transformación de Can Lis de una vivienda familiar algo deteriorada en el refugio de un artista contemporáneo exigía un enfoque riguroso. La restauración se llevó a cabo entre octubre de 2011 y febrero de 2012. La filosofía detrás de estos trabajos, llevados a cabo por la arquitecta Lise Juel, nació a partir de un estudio detallado de la base arquitectónica de la vivienda. Esto permitió un acercamiento abstracto a la obra maestra y considerar el edificio como un paisaje espacial variado cuyo potencial podía realzarse de distintas formas. El espacio primario de la casa disponía de una sensualidad espiritual y material de la que carecían totalmente la cocina, el baño y otras habitaciones auxiliares. Como estas zonas se han convertido en el escenario de importantes rituales, era esencial incorporarlas y experimentarlas como una parte coherente de la secuencia de espacios de Can Lis. Todos los detalles nuevos han seguido el conjunto de normas propio de Can Lis: subestimados en esencia, ayudan a definir el foco de un edificio sublime.

Lise Juel fue nombrada encargada de la restauración de Can Lis gracias a su colaboración previa con Jørn Utzon en el edificio del Centro Utzon de Aalborg (Dinamarca).

Kim Utzon sobre la renovación de Can Lis, abril de 2012:

«Me gustaría decir, a título informativo, lo contenta que estoy con los resultados de la renovación emprendida por la Fundación Utzon.

Ahora se ve claramente que las restricciones a la hora de hacer cambios (la mayoría en zonas funcionales) han tenido un resultado que hubiese alegrado a papá. El efecto es puro, simple y totalmente en línea con el espacio central de la vivienda, la terraza, la cocina y el comedor, el salón y las habitaciones, donde el espacio es el factor decisivo. El uso exclusivo de piedra de marés es importante».