Can Lis

Can Lis se construyó en 1972.
Tras terminar en el proyecto de la Ópera de Sídney en 1966, Jørn Utzon decidió instalarse en Mallorca.
La familia compró un terreno en la montaña, donde está ahora Can Feliz, pero en un principio las autoridades locales no le dejaban edificar en esa atractiva zona montañosa.
Por eso el arquitecto compró terrenos cerca de Portopetro, en un acantilado frente al mar. Can Lis se convirtió entonces en una realidad.